La cebada no es tan popular como otros cereales. Sin embargo, tiene un alto contenido en fibra y es rico en minerales tales como calcio, cobre, fósforo, hierro magnesio y potasio. Tiene propiedades desintoxicantes, digestivas, diuréticas, antiinflamatorias y tonificantes, entre otras.

La cebada se presenta principalmente de las siguientes maneras: integral, perlada descascarillada, tostada y en copos. De ellos, la cebada integral es la más sana al conservar todas sus propiedades alimentarias. La cebada perlada es la que se utiliza más por su sabor agradable, no resulta tan difícil de cocer y no tiene la textura tan gomosa de la integral. Sin embargo, es la menos conveniente ya que el proceso de refinado disminuye sus vitaminas, minerales, grasas y proteínas. Una solución intermedia es utilizar la cebada descascarillada.

Consejos para cocinar la cebada:

  1. Enjuaga la cebada usando un colador. Retira todos los residuos que pudiera tener durante este proceso.
  2. Deja la cebada en remojo durante toda la noche en agua si quieres reducir el tiempo de cocción. Usa dos tazas de agua por cada taza de cebada.
  3. Decide si usarás agua o caldo para hervir la cebada.
  4. Usa 2 1/2 a 3 tazas de líquido por cada taza de cebada.
  5. Agrega la cebada al agua o caldo hirviendo y revuélvela. Cocínala durante 15 minutos si la has remojado previamente. De otra manera, cocínala durante 35 a 40 minutos.

Receta de ensalada de cebada con pesto

Ingredientes (para 4 personas):

Elaboración:

Poner la olla con la cebada, agua, sal gorda y un poco de aceite. Hervir durante 30 minutos aprox. Escurrir, echar un chorrito de aceite, mezclar y dejar enfriar.

Preparar la salsa pesto, siguiendo la receta básica. En una batidora, poner hojas de albahaca (sin flores, muy amargas), una capa de parmesano en taquitos, piñones, el diente de ajo y cubrir con el resto de albahaca. Aceite y sal para acabar. Batir todo durante unos minutos. Ajustar el sabor, añadiendo el ingrediente que hace falta o según el sabor que se desea. Si no tienes batidora, usa un mortero añadiendo el aceite al final.

Cuando la salsa pesto esté lista, condimentar la cebada.

Cortar en cuatro los tomates cherry, en tacos la mozzarella y agregar a la cebada.

Mezclar, añadir una pizca de orégano y servir con albahaca fresca y un poco de aceite en crudo.

¡Y a comer! Es una receta muy sencilla y fresca para estas temperaturas estivales. ¡Buen provecho!